viernes, 22 de mayo de 2009

POCOYO

Mi hijo ya tiene una adiccion. POCOYO, se despierta por la mañana y me dice: "a Poyó" y antes, que éramos muy intelectuales ambos y tomábamso el bibe viendo las noticias, ahora tenemos que desayunar viendo Pocoyó. La verdad es que a mi me encanta, y lo he fomentado un poquito, porque le pongo Pocoyó y no otras cosas.

Con la edad vas descubriendo que tienes que elegir, eres, de cole privado o instituto, del Madrid o del Barça, de los Rolling o de los Beatles, de Campeones o de Songoku, de Ribelinos o de Sol (esto lo entendemos una generación de vigueses...) DE Caillou o de Pocoyó...

A nosotros nos toco ser de Pocoyó.

Acabaremos comprando la mochila, el mantel, el pijama, la vajilla.... Seremos una extensión en la tierra del planeta Pocoyó.

Al menos está creado por un autor español. Me da mas miedo cuando tenga ocho años y tenga la casa plagada de Gormitis o algo parecido (coño, me voy a pegar unos sustos si entro de noche en su habitación y me encuentro esos muñecos con ese aspecto terrorifico...)

En fin, la infancia, a mi me gustaba el equipa A y V, y odiaba a Pipi y me ponia nerviosa Cando Candi, que le voy a hacer...

3 comentarios:

Cristina dijo...

Jaja, que bueno, mi hermana y sobrino son de Caillou, y ella intenta convencerme, pero a mi me parecen preciosos los de Pocoyó, así que ya veo que ésto era cuestión de elegir! Un besito.

Fátima dijo...

A estas situaciones llegamos todos pero a mi Armel no le ha hecho falta elegir entre Caillou y Pocoyo le gustan los dos.
Bicos
Fátima

Patri. dijo...

Yo, a mis 30 añitos, soy de Pocoyo..y me da igual que a la gente le guste o no, pero si tengo que regalar algún muñequito a algún niñ@ le regalo uno,ja,ja,ja...¡¡Es tan riquiñooooo!!